Carver vs Lish

abril 7, 2009

raymondSupe de la existencia de Gordon Lish recién hace dos años. Supe que hizo sufrir a Raymond Carver. Pero también que lo hizo famoso. La historia es conocida: arrancan los 80 y Carver, que todavía no puede soltar la botella, le entrega a editorial Knopf un volumen de cuentos titulado Beginners. El manuscrito lo toma Lish, toda una estrella de la edición en la narrativa gringa. Fue editor de ficción de la revista Esquire y por su tijera han pasado textos de Don Delillo y Richard Ford, entre muchos otros. Llegaron a decirle Captain Ficcion. Gordon empieza a leer y decide que a los cuentos de Carver le vendrían bien un par de cortes. A fines de los 90, se reveló cuánto cortó Lish: casi el 40 por ciento de los originales y cambió el final de 12 cuentos. Eran 13. Además decidió rebautizar el libro poniéndole: De qué hablamos cuando hablamos de amor.

A Carver no le gustó nada el trabajo de Lish. “Por favor detén la publicación del libro”, le escribió el escritor a su editor al borde de la desesperación. “Si llega a publicarse de la forma en que ha sido corregido, quizás nunca más pueda escribir un cuento”, agregaba. Lish no hizo caso. El libro apareció en 1981 y lanzó a la fama a un gélido y minimalista Carver. Algo muy distante al verdadero estilo de Raymond por esos años. Ejemplos: en Diles a las Mujeres que Salimos, Lish reemplazó las seis páginas finales por un párrafo de seis líneas. El cambio fue más dramático en Todavía una Cosa, donde el editor cambió radicalmente el sentido del final: donde Carver pone un “Te amo” para cerrar el cuento, Lish opta porque el protagonista quede con la mente en blanco.  Alessando Barico, que revisó los originales de Carver, cuenta detalles en un artículo sorprendente que se puede leer aquí.

En vida, el escritor nunca se refirió al tema Lish. En cambio, su última esposa ha transformado el tema en una bandera de lucha. Tess Gallagher estuvo con Carver desde 1979 hasta 1988, cuando murió a los 50 años. Lo acompañó en su mejor época: prácticamente sobrio y famoso. (Los años más duros  del escritor -alcoholizado y pobre- los cuenta su primera mujer Maryann Burk en el libro Así Fueron las Cosas). Gallagher se ha preocupado de la difusión de Carver y desde hace un par de años intenta que se publique el original de Beginners. Y lo consiguió. La semana pasada, Anagrama adelantó que el 2010 lo lanzará en español. Ya veremos si Lish tenía razón.

Dejó aquí tres preguntas hechas a Gallagher en octubre del 2007, en las que habla de los cortes de Lish.

– ¿Es cierto que Carver nunca estuvo de acuerdo con que su obra fuera calificada de minimalista? – Es verdad. Una y otra vez tenía que hacer frente a esa reducción de su trabajo. El nunca lo aceptó, porque sabía que esa impresión se había formado equivocadamente a partir de un solo libro: De qué... Ese libro tuvo una muy severa edición. Ray fue forzado a aceptalo, incluso cuando solicitó que el libro no se publicara en esa forma. Sus deseos no prevalecieron. El libro fue publicado. La consencuencia fue que ganó más respeto como estilista, que, como es tradicional, por el trabajo sobre las acciones y deseos de sus personajes a los cuales él estaba íntimamente ligado. Esta confusión sobre su trabajo lo molestó y preocupó mucho.

¿Qué representaba para Carver el libro De qué…? – Pienso que Ray sentía que era un libro con que tenía que vivir. Naturalmente disfrutó del éxito que le trajo. Pero le costó caro. Porque era tan distinto al libro que él había entregado a su editor en Knopf, creo que se sentía en una posición precaria. Durante un tiempo su única esperanza era seguir adelante y escribir y publicar una obra que restaurara su reputación como un escritor generoso con sus creaciones. No irónico, ni aspero. El no sacrificaba las historias y motivaciones íntimas de sus personajes por el estilo.

– ¿Por qué cree que es necesario publicar los cuentos de De qué… sin los cortes de Lish? – Lish no solo afectó los finales de esos cuentos, sacó maravilloso pasajes del desarrollo de la trama. A veces, con sus cortes la historia se mueve de forma más coherente hacia su conclusión, más elegante. Otra veces, al sacar los textos, Lish torcía la historia hacia una zona que se alejaba de lo que Ray creía que era importante mostrar sobre los personajes y situaciones. Los cuentos de Beginners son mucho más representativos de la escritura de Ray en ese periodo, mucho más que lo que está en De qué… Se demuestran dos cosas: 1- Ray no era minimalista. 2. Sus impulsos en la ficción son mucho más más expansivos de lo que se puede notar en De qué… Por último, incluso para un editor que se excede en sus atribuciones, Lish puede ser visto como alguien que hizo una contribución contra la voluntad de Ray y su interés en mantener control sobre su producción astística. Pero Ray sentía que ese logro de Lish había sido una violación. Nunca lo pudo decir mientras estuvo vivo. Ahora parece un buen momento para decirlo. Beginners nos permite ver con claridad qué tipo de escritor fue: por seguro, no minimalista

Anuncios

4 Responses to “Carver vs Lish”


  1. Roberto
    Te escribo de parte de Leonardo Sanhueza.
    Me sugirió que te hiciera llegar un nuevo libro publicado por Gudio Eytel, que reúne fotografías de un videísta y fotógrafo temuquense.
    Lo enviaré al Diario, por encargo de Guido, quien agradecerá la difusión que puedas darle.
    El libro se presentará en fecha próxima en Temuco. La presentación se iba a realizar ayer martes 14 pero debió suspenderse por la muerte de un hermano de Guido.
    Te saluda
    Guillermo Riedemann


  2. donde dice Gudio debe decir Guido, perdón.
    Saludos
    Gulliermo


  3. Bien, he leído lo de Carver. Por cierto, uno de mis escritores favoritos.
    Envié el mensaje acerca del libro de fotografías casi sin mirar tu página; se ve muy interesante, con mucho contenido que disfrutaré leyendo.
    Te envío la dirección de mi blog:
    http://estacionreumen.blogspot.com
    Saludos


  4. Lo que está claro es que al Carver que conocemos es fruto del matrimonio con Lish. Le pese a al que le pese. No es el único caso en el que el productor mete sus manos, en la música está a la orden del día.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: