Tricky superstar

agosto 24, 2009

tricky

Pasados los 45 minutos de show, Tricky le pide al público que suba al escenario. El ya ha estado entre el público: a la tercera canción bajó a la cancha del Caupolicán para perderse entre la masa. A veces el rock es actitud: la noche del sábado lo fue: Tricky ya no hace los discos de antes y en realidad no canta tan bien, pero la intensidad y el descontrol  de su show en vivo justifican sus caídas. Hay pocos rastros del pasado trip hop de Adrian Thaws en el escenario; apenas un tecladista que echa andar las sencuencias; nada de DJ’s. Pero sí hay un power trío (bajo-guitarra-batería) que explota en cada canción. La Martina de hoy, Francesca Belmont, es efectiva: canta la mitad de las canciones, durante las cuales Tricky se dedica a fumar marihuana y moverse como un poseído. Cuando agarra el micrófono, despierta las energías tribales del rock. Volado, borracho, como sea, le basta un gesto de la mano para que la guitarra mantenga el riff por dos minutos más. El se mueve a lo gangsta arrastrando dos micrófonos, se enfrenta a los amplificadores como si fueran espejos, se deja llevar entre la marea del público, a veces se pierde en una fumada, enciende cigarros, toma piscola y, claro, los llama a todos al escenario. Desde abajo, la cosa se ve peligrosa, exitante, tensa. Puede pasar cualquier cosa. Pasa que uno entiende eso del “I drink till Im drunk, and I smoke till Im senseless”; uno entiende que Tricky durara un par de minutos entre los geek de Massive Attack; que PJ Harvey y Bjork aparecieran en sus discos; que odie el trip hop; que se perdiera por años; hiciera discos malos y su sonido terminara tan sucio. Pasa también que Knowle West Boy, el último disco de Tricky, es mucho mejor después de haberlo visto en vivo.  Es cierto, no fue un gran show musicalmente; ninguna canción sonó parecida a los discos, fue repetitivo y el sonido estuvo lejos de ser impecable. Pero de eso no se trataba: el juego de Tricky siempre fue bordear el precipicio. El exceso,  la confusión. Y en la noche del sábado Tricky dirigió un par de horas sorprendentes, difusas y en las que algo intanginble parecía estar en riesgo. Rock en estado salvaje.

Marisol García, por supuesto, lo dice mejor que yo en su blog. Y ya lo dijo ayer.

Anuncios

5 Responses to “Tricky superstar”


  1. Buena crónica, se complementa con la de la gran Marisol García. El problema de los críticos de música de los medios escritos (incluido el tuyo) es que son críticos de música, y al rock no se le puede criticar sólo desde esa perspectiva, es mucho más que música, es poesía, es performance, es todo lo que carga tras o sobre sí mismo.
    En el fondo Marcelo Contreras y compañía no cachan nada de nada. De seguro habrían dicho que la interpretacion del último recital de los Pistols en su legendario y accidentado tour por USA(Rotten: “Ever get the feeling you’ve been cheated?”) valió callampa y habrían criticado negativamente uno de los mayores sucesos en la historia del rock, una acción de arte de una significancia enorme. En fin, creo que eso ya lo sabes.
    Tricky tiene algo de Rotten, de Iggy Pop, de Gary Medel (!)… que lo que los hace grandes es también lo que los puede destruir.
    Saludos!

  2. Nynuk Says:

    Maravillosa crítica del show. Uno te entiende perfectamente, lo ve a través de ti. Gracias por ella, en algo conozco a Tricky y sospecho que uno de estos días buscaré más de sus canciones. Un abrazo de privilegiado, jaja. Nynuk.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: