2009, The XX y los demás (discos)

diciembre 11, 2009

1. Tienen poco más de veinte años, son británicos, se visten de negro y, me gusta pensarlo, prefieren andar de anónimos. The XX. Unos debutantes que este año lanzaron un disco homónimo -el primero- oscuro, esquivo y ligeramente desganado. No me sé bien su historia (¿son amigos desde los 15 años? ¿eran cuatro y ahora son tres? ¿los vocalistas, ella y él, se aman en secreto desde que eran niños?), pero sí que en torno a la banda se generó otro de esos hypes inesperados que se esparció por la web. Ahora que se acaba el año, todos (supongo) quieren meter a su disco entre los mejores del 2009. Yo también. Yo quiero exagerar: The XX es lo mejor que ha dado Inglaterra en esta década.

Es un disco mezquino, apenas 11 canciones entre las que se incluyen un par de track etereos que olvidaremos. El resto es un puñado de temas de pop sombrío que no soy capaz de comparar con nada. Quizás son una síntesis del revival post punk, del lado menos electrónico de Massive Attack, de la aparente apatia de José González y de lo más oscuro del R&B… No sé. Me imaginó a The XX sonando sobre imágenes de un grupo de adolescentes británicos medios punk que deambulan por los márgenes abandonados de Londres. Hace frío. No van a ninguna parte. Están solos. Son pobres. Van a terminar todos juntos en un departamento vacío y sucio. Un refugio. Algunos van a querer enamorarse. Tendrán sexo. Están en el futuro: el mundo que conocemos se está acabando.

2. Pero The XX no suena como debería sonar el futuro. No son vanguardia. Suenan limpios, simples y sin pretenciones (quizás saben algo que nosotros no). Por decir algo, no tienen nada que ver los autores del otro disco indie del año: Merriweather Post Pavilion, de Animal Collective. Ellos sí que vienen del futuro. Lanzado a inicios de 2009, es de una electrónica (¿electrónica?) tan orgánica que en cualquier momento se descontrola hasta convertirse en un carnaval. Al contrario del apocalipsis de The XX, AC muestra una visión de un futuro luminoso y brillante. Ya se sabe: Panda Bear, Avey Tare y Geologist llevan el faro en el descubrimiento de nuevos terrenos para la música popular. Lo llevan hace años. Y cada vez van más lejos: Merriweather Post Pavilion es gigantesco. Un hito para una banda con 10 años de carrera.

Experimentales, a Animal Collective se les trata también de psicodelia del siglo XXI y, por eso, uno siempre cree que estos cabros fueron fanáticos de los ya veteranos Flaming Lips. Y si no lo fueron, al menos deberían pasarlo bien escuchando Embryonic, el flamante nuevo disco de los autores de The Soft Bulletin. Album complejo, denso y con mínimas conceciones pop, Embryonic le devuelve el sitial a la banda de Wayne Coyne como la más sorprendente de la alternativa gringa. El segundo single del disco es Watching the Planets, una canción que le pelea el primer lugar de la mejor del año a la inquietante While You Wait for the Others, de Veckatimest de Grizzly Bear.

3. Por lejos, While You Wait for the Others es la canción más amable -¿o debería decir inolvidable?- de Veckatimest. Lo último de Grizzly Bear, el disco que terminó de consagrarlos, es complejo,  sofisticado y laberíntico. Sospecho que no toda la gente que dice que lo ha escuchado, efectivamente lo ha hecho. A ratos es difícil, pide atención. Lo imagino como el soundtrack descartado de una gravísima versión cinematográfica de Alicia en el País de la Maravillas. Como si hubiese sido armado por piezas y luego ensamblado, Veckatimest cruza armonías, enfrenta tiempos y exhibe todas las gamas cálidas del colorido psicodélico.

A los Grizzly no le gustan las cosas fáciles. Tampoco a Dirty Projectors, pero Bitte Orca, su sorprendente disco 2009, es muy fácil de escuchar: Stillness Is the Move es la prueba.  Irresistible. Solo que la banda de Dave Longstreth tiene una idea especialmente inesperada de las canciones pop: cantan dos chicas de voces dulces sobre melodías que se quiebran y punteos que inexplicablemente suenan indies. Supongo que como en Veckatimest, también se puede sospechar que en Bitte Orca hay pretenciones de algo más que juntar un puñado de canciones: Longstreth quería una obra general que recorriera todos los tonos de lo luminoso. Un discazo que exalta la vida.

4. Para la muerte está The Antlers. No he querido saber toda la historia de Peter Silberman, pero él escribió en solitario las canciones del primer disco del grupo, Hospice: la historia de una mujer que muere de cáncer a los huesos en una clínica. El narrador es su pareja que la cuida hasta el final. Como es obvio, es un disco tristísimo de tonos bajos, susurros, guitarras cálidas, oscuridades saturadas y discreta luz. Lento, pausado y con varios momentos epifánicos, es un disco bien genial. Entre las canciones inolvidable están Bear, Two, Shiva y Wake, pero todo el disco es notable. Con ecos sonoros del It’s a Wonderful Life, de Sparklehorse, y a la canción Radio Cure, de Wilco, Hospice más que la crónica de una agonia parece retratar el paso siguiente: es fantasmal.

Radicalmente más folk que The Antlers (Peter Silberman no es nada folk en realidad),  pero también en tonos bajos, un disco bien inadvertido: You Can Have What You Want, de Papercuts. El album tiene momentos menores, pero también dos canciones imprescindibles: la adictiva Future Primitive y la intensa y desgarradora The Wolf, track que podría instalarse fácilmente como la segunda mejor canción del 2009 para terminar un disco (Brother Sport, de Merriweather Post Pavilion).

5. ¿Qué pasó en la música chilena? Muchas cosas, por supuesto, pero me quedo con dos (o me olvido de la mayoría). Se separó Teleradio Donoso, obviamente de lo mejor que ha salido por acá en esta escuálida década. Lo otro es Que Salgan los Dragones, el primer disco de Chinoy. Aparte de tener una carátula criminal -o simplemente no la entendí-, le pasa lo que ya todos intunían: no tiene la rabia del vivo. Pese a que le falta la pólvora que lo hizo famoso, para mi sigue siendo muy superior a todos los Nano Stern, Manuel García, etc, etc.

6. Entre los otros discos buenos del año, me acuerdo de estos: jj nº2, de jj; Dragonslayer, de Sunset Rubdown; la compilación Dark Was the Night; Manners, de Passion Pit; el homónimo de Fever Ray, y Unmap, de Volcano Choir. De los que saldrán oficialmente el 2010 y ya se filtraron a internet tres más o menos notables: Teen Dream, de Beach House; Astrocoast, de Surfer Blood, y Odd Blood, de Yeasayer, donde está un single épico: Ambling Alp.

Anuncios

8 Responses to “2009, The XX y los demás (discos)”


  1. Bien la lista, aunque faltó mi favorito del año -aunque en rigor es un ep-, el Bay of Pigs de Destroyer, que es precioso.

    Tampoco hay que olvidar el The crying light de ANtony.

    Saludos


  2. muy buena lista, te falta el nuevo ep de animal collective, fall be kind, lo nuevo de alela diane, to be still, una cantante folkie que descubrí el 2006 con el increóble the pirate’s gospel.
    y otra gran edición es the true story of abner jay, una leyenda redescubierta gracias a este disco, del cual yo había logrado recopilar un puñado de tracks hace unos 3 o 4 años.
    mis favoritos absolutos este año son merriweather y lo del difunto abner (murió en 1993). su himno cocaine es como la versión sureña de heroin (heroin del delta?).

    ah, revisa esta lista, está interesante. qué escuchan (o dicen escuchar) los músicos…
    http://pitchfork.com/features/guest-lists/7740-guest-list-best-of-2009/
    saludos
    s

  3. robertocareaga Says:

    Me faltaron muchos discos. Tomo nota: Destroyer, Alela Diane, Abner Jay. Supongo que también me faltó Logos, de Atlas Sound.
    Y sí, Sergio, dejé afuera Fall be Kind. No sé por qué, creía que era algo así como un descarte de Merriweather… quizás lo es, pero el track What Would I Want? Sky me convence que hasta los descartes de AC son notables.
    Nicolás: me cuestan los discos de Antonhy, pero recuerdo una canción de The Crying Light: Kiss my Name (la más fácil, es verdad).

    saludos

    rc


  4. roberto: ya graze y what would i want? sky son suficientes para poner a ese ep entre las cumbres de 2009.
    y sí, siempre faltan discos, es imposible escucharlos todos, conocerlos todos.
    házte un recuento con los mejores libros del año…
    saludos

    ah, y otro GRAN disco 2009 es Tarot Sport de Fuck Buttons, que algo tienen de AC, Suicide y otros próceres…

  5. robertocareaga Says:

    siempre faltan, sergio.
    de hecho, recién ahora escucho uno q tu me recomendaste: Scream With Me, de David Pajo. me imagino un incendio en cámara lenta. debí bajarlo antes.


  6. un incendio en cámara lenta, excelente imagen, la tomaré prestada para mi próximo libro. excelente descripción del disco de pajo.

    tu blog fue uno de los gratos descubrimientos del año en la web

    como regalo de fin de año te dejo el que, para mí, es el mejor track del 2009

    saludos!

  7. Diego Says:

    puta, obvio ue llego tarde, pero qué bueno que es hospice de the antlers, pero qué bueno por la cresta.
    y el de the xx también, rayé y el de grizzly y el de pajo, pero hospice es impactante.

    tremenda conversa con coddou.
    me pregunto por qué ninguno de los dos está escribiendo sobre música en los medios.

    SI CON MARISOL NO BASTA!

    paren el show y escriban.
    ya saben que medios hay y soy el primero en ofrecerlo.

    abrazos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: