En septiembre aparece el nuevo libro de Enrique Vila-Matas, Dietario Voluble. Recoge artículos que publicó en El País y varios textos inéditos. De qué va: lo de siempre, literatura y escritores. ¿Se repite Vila-Matas? Seguro. El mismo lo confesó -a su manera- el año pasado antes de publicar Exploradores del Abismo. “Me di cuenta de que había llegado a un abismo, a los límites de lo literario”, fueron las palabras que me dijo a mi cuando lo entrevisté en Barcelona en junio del 2007. Es decir: exceso de metaliteratura. Para mi gusto, en Bartleby & Compañía llegó a una cima de la que luego empezó a descender. Dietario Voluble, en todo caso, es una colección de artículos -“diario literario”- que, espero, estén en la línea de Desde la Ciudad Nerviosa, por lejos su mejor libro de crónicas.
Aquí, Vila-Matas juega a una nueva vida al hablar de Dietario Voluble desde México, donde según él, el libro es “un acotencimiento”. ¿Chile a la vista? “Seguramente iré de incógnito”.

1. ¿Qué es Dietario Voluble?
– Es mi diario literario. Si hay que clasificarlo, se halla en la línea de los diarios que inaugurara. Es decir, está en la línea del diario personal convertido en un género literario, en un texto concebido como libro, consciente de la existencia del lector.

2. ¿Hace cuánto lo escribes? ¿Cuántos textos son inéditos?
– Abarca los tres últimos años de mi cuaderno de notas. Combina experiencias de lectura, láminas de vida, memoria personal y las ideas literarias de un ensayista. Hay una parte inédita, pero eso es lo menos importante, porque de hecho he procedido a una reconstrucción y recreación de los textos.

3.- “En cuanto se tiene un padecimiento, se tiene una opinión propia”. Citas esa afirmación de Lichtenberg en el documental que acompaña el libro Vila-Matas Portátil. ¿Sigues enfermo de literatura?
– Hoy en día, necesito más respirar y vivir que escribir. Es por eso que para este diario, he contratado a un escritor que sigue mis pasos después de mi abandono de la literatura y que va haciendo por mí el Dietario y simula con talento que no he dejado la escritura.

4. ¿En qué trabajas?
– En una novela que habrá que enmarcar en la que yo considero, por motivos obvios –otro las escribe por mí- mi segunda etapa, mi “segunda vida”, tal como se dice en las páginas del Dietario.

5. ¿Cómo llegó El Viaje Vertical a convertirse en un telefilme?
– El personaje central estaba remotamente basado en mi padre. En la película, el actor que lo interpreta no se parece a mi padre. Pero lo más asombroso es que, físicamente, se parece a mi abuelo materno. (La dirige Ona Planas y estrena en septiembre en la señal TV3).

6. ¿Hay más libros tuyos en camino al cine?
– Ahora quieren llevar al cine París no se Acaba Nunca. El mismo productor de El Viaje Vertical, es decir, Paco Poch, el productor de películas tan interesantes como Inisfree (Guerin) y Cravan por Cravan (Isaki Lacuesta).

7. ¿Nadie se anima con Historia Abreviada de la Literatura Portátil?
– A este paso tendré que hacerla yo. Dispongo de tanto tiempo actualmente… Y el cine me llama. (Luego agregó: “Es como volver a conducir coches. No digo que no vuelva a hacerlo nunca más. Pero es muy improbable que vuelva al cine”).

La foto es de Olivier Roller e ilustra la portada de Dietario Voluble.